Che Souvenir Corporación SA


El régimen cubano ha establecido con Ernesto Guevara La Serna, una especie de “Mesías” del siglo XX, ceñido en una cruzada de marketing para la venta de todo tipo de souvenir inimaginable. Un spot oficial para lo foráneo concurre; “Che el arquetipo del hombre nuevo”, y para los escolares cubanos: “pioneros por el comunismo seremos como el Che”.

Los fundadores del amor patrio y la nacionalidad, ellos: Quien nos enseñó a pensar, el prebístero Félix Varela, el pedagogo Luz Caballero, las féminas Ana Betancourt y Mariana Grajales, el Titán de Bronce Maceo, el Padre de la Patria Carlos Manuel de Céspedes ú el apóstol José Martí, que incluso los castrista afirman que es el autor intelectual de su revolución, bien pudiera decir: pioneros por la patria ser martiano.

Che Guevara, después, que su gestión y legado como ministro de la banca y de la industria fue draconiana y, que nunca fue ni médico, ni economista, ni humanista, jamás imaginó, que su apodo y bregar aventurero lo elevarían a una economía corporativa y portentosa para el ingreso de divisa.

Guevara apodado por los cubanos “Che”, desde los preparativos en México para desembarcar en Cuba en diciembre de 1956 y en emprender la lucha guerrillera. En el episodio de la selva boliviana en octubre de 1967 encontró la muerte. Y, para esplendor de Fidel Castro, devenido en el “Guerrillero Heroico”. La muerte para la revolución, no fue ni envano ni fútil, su icono fue convertido en un jugoso Souvenir U.S. dollar SA.

Guevara, el tipo de los dos-tres-cinco, Viet Nam, consumado en la Organización para la Solidaridad para África, Asia y América Latina (OSPAAAL), visto en un Mega Plan de subversión pagado por la URSS y consumado por la intromisión del Gobierno Revolucionario en la tarea de: “Las Guerras Secretas de Fidel Castro”.

La cruzada, tiene doble rasero, lo oficial y en lo familiar, ésta última en año reciente se destapó en Canadá, en la voz de su hija, Aleida Guevara March, en prototipos de conferencias magistrales, que dictaba un mensaje sublimar de idolatría que agotaba en una gama de souvenir Che. La diáspora cubana-canadiense resultó ser un hueso duro de roer, se hizo presente en los debates y resaltó el verdadero rostro y la otra cara del Che, el tipo dado a la pena capital en la guerrilla cubana, su vicio de verdugo cayó en adolescentes.

En los polos turísticos de toda Cuba, pululan los kioscos con el rostro del Che en mera diversidad de Souvenir: camiseta, pulóver, gorra, gafa, bandera, placa, estandarte, entre otros objetos y disímiles cosas de artesanía que artísticamente son un fiasco. Sin embargo, acuden al paganismo mercantil de un régimen que usa su muerte para un jugoso negocio pingüe de oferta y demanda.

La imagen Che, es envuelta por una dulce propaganda de sociedad de consumo, dirigida a jóvenes y adolescentes, que su icono se le vende como modelo místico del supuesto “el hombre del siglo XX”, y otras meras pendejadas, ordenada por el propio Fidel Castro. Tremendos tipos, Fidel y Ernesto, que sufragaron el caldo de cultivo en contribuir y fregar la miseria más rampante para Cuba.

Y, así están la cosas en Cuba, la parentela, se pregunta: ¿Qué sucederá cuando muera Fidel Castro, habrá sangrías de souvenir de: ¡comandante en jefe ordene!: ordene destruir la industria azucarera, ordene destruir la ganadería, ordene infectar la salud, ordene destruir la infraestructura vial y el desarrollo de la arquitectura, ordene destruir el desarrollo cultural, ordene las guerras napoleónicas, tal vez, ¿el hombre del siglo veintiuno…?

cubano2000cisd@yahoo.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s