EL IMPACTO ECONÓMICO DEL AZÚCAR.


La sacarocracia cubana, emergió desde el siglo XVIII hasta la primera mitad del siglo XIX. Ningún otro país colonial del mundo disponía de un desarrollo integral al cubano. Lo excepcional, es que se trataba de un esfuerzo de la Colonia, que traza pautas en éste orden a la Metrópolis. Ya, a principio del siglo XX la burguesía criolla definía sabiamente; que: “sinazúcar no hay país…”

La Asociación de Técnicos Azucareros Cubanos (ATAC). En el último cuarto de siglo ha estado ocupada por una falange de burócratas y arribistas. El Gobierno Revolucionario no ha encontrado una contrapartida técnico y profesional para la destrucción del azúcar. El último zarpazo, fue la hecatombe en el 2002 de 71 fábricas de azúcar en convertirlas en chatarra, de los 156 Ingenios existentes. Se usó como alegato el precio deprimido del azúcar, para ejecutar tal catástrofe, que no califica. Ya que, el costo de la libra de azúcar es muy bajo. Dado que: el petróleo que asigna Venezuela es en condiciones ventajosas (casi gratis). El salario del azucarero, sólo es una prima para sobrevivir. Ambos indicadores representan al menos el 60 % del costo de la libra.

El precio es un evento coyuntural que concurre en el mercado de oferta y demanda. Y cuando más es estacional. En la actual crisis, a los yanquis no se les ocurriría destruir el General Motor. Ni a los brasileños dar al traste con la industria del etanol.

Sin embargo, en honor a la verdad, los azucareros de todos niveles rechazaron el plan destrucción de Fidel Castro y, de sus Generales y Coroneles. Se manifestaron en fórum, carta denuncia y en asambleas de vecinos del Batey Azucarero.

La invasión del azúcar, por el General Ulises Rosales, ex jefe del estado mayor de la Fuerzas Armadas. Fue “asesorado” por Generales y Coroneles, durante el decenio 1998-2008; que hicieron colapsar la rama. Nunca fueron capaces de trasmitir la recapitulación de la sacarocracia, en el orden de potenciar el desarrollo. La hacienda cañera aún está cubierta por el 60 % de marabú. Más de 245 mil trabajadores improductivos. Las últimas cinco zafras, no superan los 3 millones/ton/anuales.

Sin embargo, con los 71 centrales dado de baja. Se han ejecutado oportunidades de venta con la chatarra y, la selección de metales: cobre, níquel y bronce. Lo comercia una firma de la Unión Europea y lo adquiere una empresa japonesa. A los azucareros recolectores de metales se les paga una miseria en moneda nacional. Mientras Generales y Coroneles obtienen una comisión en divisa que clavan en sus cuentas. Generales y Coroneles Nazi ante el deshonor se suicidaban; su Comandante en Jefe se asistió por cobardía.

La agroindustria azucarera, históricamente ha representado en ser la actividad económica más lucrativa de la Isla. Proporcionó la mayor fuente de ingresos en divisas al país. Dinamizando los mercados financieros. Aportó la retroalimentación de créditos por parte de la banca foránea. También, ha ofrecido trabajo a 600 mil azucareros. Desarrolló la comunidad rural más próspera del Caribe. Su obra multiplicador está presente en 99 municipios de los 169 existentes. De los 11 millones 300 mil habitantes, unos 4 millones se fraguan en el Batey Azucarero. El azúcar aporta la nueva cultura campesina cubana.

El decenio de 1980 fue el “Esplendor” del azúcar en el espacio del castrismo. Se estabilizaron volúmenes de 7,5 á 8,0 millones de ton/anuales. El PIB se reportó en el 25 %, hoy no supera el 7 %. Se creó una poderosa infraestructura que permitía la autosuficiencia. Se construyeron 8 nuevos Ingenios, aunque no eran necesarios. Se crearon nuevos puestos de trabajo. Emergió el Batey integralmente en lo social. Se ponderaron y exploraron instituciones científicas: ICIDCA, ICINAZ, IPROYAC, CENCA, entre otras. También, se fomentaron estaciones experimentales para obtención de variedades. Y, se creó una red de laboratorios de protección de plantas. Cuba en 1983 organizó el XVIII Congreso Internacional Azucarero, auspiciado por la Sociedad Internacional Tecnológica del Azúcar de Cana (ISTSC).

Todos estos eventos, son avalados y potenciados por una generación de profesionales muy competentes. El régimen, tuvo el apoyo extenso en créditos y precios favorables al azúcar por parte de la URSS y el CAME (KOMECON). Que estimuló un flujo de ingresos envidiables, pero dilapidados: En el control al ciudadano. El espionaje. En guerras napoleónicas. Y, subversión guerrillera. Subversión, incluso, hoy presente en la ceniza de la narco guerrilla colombiana, FARC: “aló, Castro”…

Sin embargo, la mecanización Soviética, compactó los suelos, las máquinas cosechadoras pesan tanto como un tanque de guerra T-55. La fertilización extensiva afectó la estructura del suelo y el intercambio iónico. La excesiva quema de las plantaciones, destruyó: El sistema de enraizamiento. Los microorganismos del suelo (micorriza). La materia orgánica. En fin, provocó el empobreciendo de los suelos de la hacienda cañera.

Las decisiones, fueron políticas emanadas por la “dirección histórica de la revolución”. El Ing. Luis Toja, fue expulsado como jefe de cana en la provincia de Matanzas, por tratar que primaran los eventos técnicos. Matanzas, fue la única que logró el volumen de la Zafra de 1970, un 10 % de la meta de los 10 millones/ton: Un millón de toneladas.

La cana de azúcar, es una planta de grandes potencialidades alimentaria y energética, que cuenta con tecnología para su mecanización total. Sus derivados, es un elemento dinámico que representa la columna vertebral del futuro. Cuba, posee un micro clima idóneo para el desarrollo de las plantaciones de la gramínea. Un balance integral de cuadros técnicos, profesionales y obreros que dominan sus oficios altamente calificados; capaces y listos para revertir la hecatombe azucarera castrista.

Brasil, desde el decenio de 1980, ha potenciado la industria del etanol, mostrando al mundo una nueva visión energética para la globalización del planeta. Brasil, llevó a Cuba al Grupo de Río, ovacionando un aval demócrata a la única dictadura de Occidente. Con el objetivo supremo, que sea priorizada su presencia en las inversiones del azúcar cubano. Pero, Brasil; se encuentra con dos barreras: La Ley Embargo de EE.UU. Y, el Gobierno Revolucionario Castrista, aún no ofrece muestra de tolerancia y democracia.

Cuba demanda, un vigoroso flujo de financiamiento para dinamizar y desarrollar la industria azucarera. El factor humano: el obrero azucarero, los cuadros técnicos y profesionales, son virtuales y reales. Además, Cuba acumula más de cuatro siglos de cultura azucarera.

La agroindustria azucarera cubana, potencia en ser: El desafío, pero a la vez; la alternativa para el hombre de éxito. Y, afrontar el reto y el impacto económico azucarero del siglo XXI.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s