Revisores de la ONAT desatan el limbo de la ley al rubro privado

Los funcionarios estatales, que velan por el cumplimiento de las disposiciones  gubernamentales del rubro privado en los pequeños negocios,  se tropiezan que estos empresarios poseen orientaciones generales de lo que pueden vender sin especificación concreta  de los productos a comerciar, esta ambigüedad crea las condiciones que justifica imponer sanciones financieras y hacen que los cuentapropistas coexistan en el limbo de la ley.

 

Aún cuando, la economía es gubernamental y es liderada por el Estado con creses en más del 90 %, éste  carece de almacenes al por mayor para suministrar a los pequeños comerciantes,  también esta falta  repercute de forma negativa en las oportunidades de venta del pequeño empresario, efecto, el negocio sobrevive en un círculo vicioso y desordenado en medio del burocratismo gubernamental.

Por tanto, tienen que recurrir a las relaciones comerciales al por menor en las red de tiendas estatales para adquirir las mercancías, y trasladarla al barrio o localidad elevando  el precio original para lograr un mínimo de ingreso por el concepto de puesto en casa.

 

Por otra parte, el principio Productor-Vendedor, que exige el Estado al negocio privado, y que se traduce en poseer el 40 % de respaldado con vales adquirido del  comercio gubernamental y el 60 %  debe ser  elaborado con medios propios, es decir todo debe estar certificado. Al fallar el abasto al por mayor, ya que no suministran ni bienes  elaborados ni materia prima para producir,  por cuanto bajo esta condición el pequeño sector privado se encuentra en permanente reprensión legal.

 

Mientras, el ejército de  inspectores se beneficia de las deficiencias de la reglamentación del comercio que resulta confusa y que aprovechan los inspectores de la ONAT (Oficina  Nacional de la Administración Tributaria) para incriminarles altas multas, éstos  medran con la supuesta indisciplina de hacienda,  y para reducir las multas es a costa de recibir una cantidad en especie o equivalente en dinero por una cuantía menor de la sanción financiera potencial que amenazan imponer.

 

Los revisores de la ONAT, se sirven del río revuelto y se le atribuye una tendencia a la corrupción y al abuso de poder, ambas inclusive, en medio de la burocracia gubernamental lucran a costa del sacrificio y el trabajo del capital del pequeño rubro privado vilipendiando sus ganancias.

 

Y así está la cosa en Cuba, mientras ser Prefecto-ONAT es acumular capital con dolo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s